Para definir la cosecha del 2018 en base a su condicionamiento climático, debemos centrarnos en la pluviometría recibida
durante todo el ciclo vegetativo. Fue uno de los años más lluviosos de los últimos 10 años (704 lts./m2), con la particularidad
de que las lluvias no fueron muy copiosas pero se prolongaron durante todo el año.
En los tres meses de primavera (Marzo, Abril y Mayo) tuvimos 189 litros/m2 en 37 días. Es decir, sufrimos precipitaciones
cada dos días y medio. Este ambiente húmedo constante, favoreció la germinación de formas invernantes de las
enfermedades fúngicas (Mildiu, Oídio, Botryris,..) y su posterior proliferación.
Con el inicio del verano, las precipitaciones no estuvieron tan presentes, aunque si se produjeron algunas tormentas
veraniegas. Las temperaturas fueron ascendiendo de forma progresiva, incluso llegando algún día a 35 grados, circunstancia
que ayudo de forma natural al control de enfermedades fúngicas presentes en el viñedo. Esta situación se prolongo durante
los meses de septiembre y octubre, por lo que las condiciones climatológicas en el momento de la vendimia fueron muy
buenas.
Como resultado final y de forma general, podemos decir que nos encontramos ante un vino construido por una carga
aromática muy fresca y frutal, llena de energía y juventud. En la boca es una golosina y se repiten las sensaciones de
enorme fructosidad, de frutas rojas y silvestres. Es de destacar en esta cosecha 2018, la composición tánica de saturación
en todos sus vinos que generan sensaciones enormemente atractivas de caricia en boca. Incluso en sus primeros estadios,
encontramos sedosidad, envoltura, dulzura…. Podríamos definirla como la cosecha de la caricia.

 

Llévatelo por sólo 34,95€